Título: El amor por primera vez - Autor X.S.S.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Título: El amor por primera vez - Autor X.S.S.

Mensaje  Admin el Miér Abr 07, 2010 10:11 am

El fuego de las velas perduraba hasta la eternidad. Mi cara raspaba tu espalda pero mis
labios enrojecidos con calor, al besarte te curaban. Y ahora me elevaba y seguía
subiendo paseando mis manos por la piel en tus hombros, arrastrando mis yemas por
cada poro en profundidad, hasta ahondarlo, creando una esfera suave que nos cubría de
caricias.
Rastreando con mis labios, se extendían más por tu espalda y dejaban un rastro húmedo
de saliva, surcos dorados creados al instante para ti, que desaparecían fundiéndose en tu
piel, formando parte de ti. Topo mi nariz con la textura que se me hacia sedosa del
enganche de tu sostén. Deslizándose mi brazo en tu cintura, pase mi mano por tu
vientre llano y aterciopelado, bajando hasta que mi dedo corazón se hundió en tu
ombliguito, te di la vuelta. Cara a cara, intimamos con nuestras miradas. Desprendí de
tu rostro ese temor que te hacia aun más bella, esa inocencia esculpida en tu mundo de
niña que ahora yo destruía haciéndote mujer. Bajaste la mirada en un instante de dudas,
justo cuando mis manos encontraron la curva que ascendía de tu espalda a un nuevo
mundo. Mis dedos incansables escaparon a mi control y se entremetieron dentro de tus
braguitas, agarrando tus nalgas deliciosas, expuesto a un calor que no era el momento de
liberar, y volvieron a subir mis manos, entonces elevaste tú mirada esmeralda decidida,
querías seguir…
Mi mano, heroicamente abrió tu sostén, liberando tus senos de una prisión infernal, y mi
boca desenfrenada se entremetió en tu cuello, haciendo de mi lengua un collar en tu
piel, degustándote en cada trozo. Tus manos ahora me encadenaron y te agarraste al
pelo de mi nuca con fuerza, como a las riendas de un caballo desbocado.
Ahora acariciaba tu costado, rodeando el umbral de tus pechos a los que cada vez más
me acercaba. Y mi boca descendió hasta caer entre tus pechos, como refuerzo para mis
manos, y ascendí lamiendo uno de ellos como por una escalera de caracol, hasta llegar a
la parte más alta. Después de la iniciativa de mi boca, mi mano cubrió el seno derecho
haciendo poesía.
La corona de tus senos, siendo estimulada, se volvía más sabrosa, dulce, su textura más
tierna, cremosa.
Se erizo cada rincón de tu piel, sentiste como te presionaba abajo, como intentaba
desatarse de las prendas que nos separaban.
Otra vez frente a frente nos mirábamos insaciables, la respiración agitada y nuestras
ansias de seguir, apoyabas tu nariz en la mía, nuestros labios quedaban juntos, pegados
en silencio, y a ratos desobedecían y guerreaban, compartiendo saliva y batalla.
Mientras nuestras lenguas hacían la cruzada, te tumbe sobre la cama al ritmo del piano,
de la canción que nos llevaba.
Tu sabor se hacía más intenso bajo el ombligo, con tus manos sujetabas mi cabeza y me
guiabas. Era tu perro, y tú mi dueña inexperta. Me paraste en la frontera, mientras con la
palma de mis manos ya invocaba placer en tus piernas, acariciando tus muslos y
adentrándome más en terreno de dioses. Mis dedos ya se paraban en la frontera y
volvían, esperando una orden para continuar su destino y hundirse en la hendidura que
habita entre tus piernas.
-¿Quieres?
Desconfiada afirmaste inclinando el perfil de tu perfecta barbilla en la que se marcaba
un hoyito, liberaste mi cabeza. Con mis dientes sujete la goma que rodeaba tu cuerpo
perteneciente a la única prenda que te separaba de mi, y con ayuda de mis manos fui
bajando. Sentiste que mis labios invadían tu pubis desierto. Se desbordaba el aire que
entraba en tus pulmones. Las llamas de las sabanas comenzaban a incendiarnos. Mis
dedos se envolvían en los pliegues de tus labios y presionaban tu alma, y jugaban a
hacer círculos, a cultivar el arte de acariciar tus partes más intimas impidiendo que
parpadearas. Tus emociones y tus hormonas se derramaban sin cesar sobre mí. Entre tus
piernas ya brotaba la humedad del Niágara. Abalance mi cuerpo duro y esbelto sobre ti
sujetando tus manos contra la cama. Mi aliento era un rugido. Golpee con mi cadera tu
cuerpo. Notaste como toda mi potencia concentrada trataba de invadir tu cuerpo, de
penetrarte hasta los confines del amor. Mi arma de amarte rozaba constantemente tus
labios, sincronizados nuestros órganos, bailaban agitados. Abriste al fin tus piernas para
mí. Intentaba entrar dentro de ti, te apretaba y te presionaba, abriéndose paso hacia
dentro. Nuestras bocas susurraban secretos de los dos, nos besábamos. Clavabas tus
dedos en mi pecho, arrastrabas tus uñas por mi espalda. Una lágrima se desprendió por
tu cara. Mis manos esculpían tu cuerpo, te apretaba, seguía el sendero de tus brazos, de
tus muslos, de tu embaucadora cintura que contenía mi esencia.
Palideciste, abajo tensaste tus músculos, cerraste la puerta al abismo del intenso placer
que escondía el cofre de tu cuerpo. Borraste de tu mente un amanecer los dos juntos.
Cesaron tus gemidos. Saque una parte de mi cuerpo de tu cuerpo y giramos, te puse
sobre mí, tu pelo negro y la noche sobre mi cara tapaba mi visión del entorno. Desnudos
nuestros cuerpos se abrazaban en el silencio de la madrugada.
-¿Estás bien?-Te pregunte con comprensión.
-Me duele…- Pronunciaste con tu frágil voz ya rota.
-Es normal…
-Creo que no estoy preparada… No aún…
-No te preocupes…-Susurre con una voz que se hacía más varonil y potente.
-¿No te importa?
Tu voz se me antojo más dulce que de costumbre, sonreí y te abrace más fuerte, mordí
tu boca, sentí apretar con mis dientes los gajos de tus labios, con tu lengua me
respondiste, te bese la cara, te bese la frente, volví frente a tu boca, y hablamos…
Tumbados desnudos el resto de la noche, ninguno de los dos cerró los ojos hasta que
salió el sol y mis caricias te vencieron y caíste en un sueño profundo…

** Relatos publicados con el consentimiento de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial

Admin
Admin

Mensajes : 50
Fecha de inscripción : 12/08/2009

http://www.eljuguetedeldeseo.es

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.