Título: La lobera - Autor: Milady de Winter

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Título: La lobera - Autor: Milady de Winter

Mensaje  Admin el Miér Abr 07, 2010 11:13 am

Me fui a Galicia a pensar, lo necesitaba, necesitaba pensar si realmente la amaba, si
realmente quería casarme con ella o sólo era producto de los años que llevábamos
juntos.
Me vine solo, sin amigos y sin el móvil, no quería que ella me localizara y no me dejara
pensar con perspectiva. Necesitaba tener claras mis ideas, no quería hacerla daño
porque, aunque no sintiera amor por ella, sí que sentía cariño y tampoco quería hacerme
daño a mí mismo. ¿Y si me equivocaba tomando esta decisión? Era muy importante,
debía tener muy claro el paso que teníamos que dar.
Busqué un lugar lo bastante apartado como para que no me molestaran turistas u otros
campistas, no tenía ganas de aguantar adolescentes riéndose toda la noche mientras
bebían.
El lugar era perfecto, había cerca un pequeño riachuelo donde podría dejar la botella del
agua para que estuviera fresca, los árboles eran abundantes y no se veía paso de
animales, aunque sí que vi unas huellas de humanos junto a las de un perro, pensé que
serían cazadores, pero no era temporada…no le di muchas vueltas.
Monté la tienda, coloqué las cosas y me preparé un fuego dentro de una zanja para que
cuando no pudiera vigilarlo no se me escapara de las manos. Me hice un par de chuletas
que llevaba conmigo y comí tranquilo, disfrutando de los olores que me proporcionaba
la carne y el bosque.
La noche me tapó en su oscuridad y contemplé tumbado las constelaciones, recordando
las leyendas que sobre ellas me contaba mi abuelo. Pude reconocer Orión, la Osa
Mayor, Leo, la cruz, la Osa Menor y me quedé mirando la Estrella Polar, para pasar
después a observar la Luna Llena que presidían el oscuro cielo.
Desperté sobresaltado por un ruido, alguien se acercaba, imaginé que sería algún grupo
de campistas aunque estaba seguro que haberme alejado lo suficiente como para que no
me vieran o molestaran.
Escudriñé la oscuridad intentado ver la figura, pero la noche me hizo ver fantasmas
donde no los había, pues percibí pequeños puntos rojos que me observaban. Lo dejé, la
imaginación me jugaba una mala pasada.
Noté el frio en mi cuerpo, apagué el fuego y me dispuse a entrar en la tienda para
descansar, cuando el ruido volvió a escucharse. Me volví despacio porque esta vez el
ruido tomó la forma de un gruñido, delante de mí había una manada de lobos.
El miedo se apoderó de mí, habían esperado que apagara el fuego para acercarse si eso
era posible o bien mi mente les daba cierta lógica que los animales no tenían. Quedé
paralizado, no sabía como actuar, no sabía si era mejor quedarse quieto o salir
corriendo, entonces lo vi.
Por detrás de ellos había un lobo que andaba sobre dos patas y se acercaba despacio a
mi campamento, los lobos se apartaban a su paso y a la luz de la luna, pude darme
cuenta que se trataba de una mujer que vestía con sus pieles. Su rostro estaba oculto por
la cara de un lobo, lo que había creado en mi mente la imagen del lobo andando en
posición erecta. A medida que se acercaba, se despojaba de sus pieles y me mostraba un
cuerpo esculpido por el propio Miguel Ángel.
Su piel era blanca, pura, sin imperfecciones, sus piernas largas y musculosas que
terminaban en un triángulo perfecto, su cintura era fina, sus senos aún desafiaban a la
gravedad, voluptuosos. Se acercó a mí, me olfateó como lo hace un animal, me acarició
el rostro, rozó mis labios y sentí la suavidad de su piel, impregnó mi nariz de un olor de
almizcle, de bosque, de tiempos antiguos.
Me besó con ahínco, con salvaje prisa, invadiendo mi boca con su lengua, buscándola
con impaciencia. Mis manos mecánicamente rodearon su cintura, sintiendo que su piel
me regalaba un calor desconocido, acaricié su espalda, besé su cuello, lo lamí, tomé en
mi mano unos de sus pechos, apretándolo con premura, jugué con su pezón apreciando
como se endurecía bajo mis caricias.
La tumbé sobre el suelo del bosque para acariciarla más despacio, para deleitarme de la
suavidad inusual de esa piel, para saborearla. Recorrí su cuerpo con mi lengua,
recreándome en su cuello, bajando a sus pechos, transitándolos con mi lengua, jugando
con ella en sus pezones…degustándolos. Mi mano acariciaba sus piernas, para perderse
entre ellas, abriendo despacio sus labios, buscando ese botón que la llevará a la
excitación, notó como se excita, como suspira de placer y jadea, no puedo resistirme,
necesito probar el néctar que se esconde entre sus piernas.
Bajó por su vientre, saboreando con mi lengua, no puedo dejar de hacerlo pues mi boca
se llena de un sabor salvaje que no había probado antes. Llego a esa cueva que oculta
placeres y lamo, lamo como si mi vida fuera en ello, inundando mi boca y mi lengua de
sus flujos, arrancándole jadeos, notando como sus caderas se mueven a mis caricias.
Tras un prolongado jadeo, se incorpora y me tumba ella a mí, me despoja de mis ropas y
lame mi falo erecto, lo toma entre sus labios carnosos de color carmín haciendo que me
recorra una descarga eléctrica que sube hasta mi nuca y vuelve hasta sus labios. Se sube
sobre mí, introduciéndosela ella misma, me cabalga salvaje. Mis manos se pierden en
sus pechos, me incorporo para tenerlos de nuevo en mi boca, para saborearlos de nuevo,
para morderle el cuello ferozmente, para que mis manos puedan tocar sus glúteos.
Otro jadeo prolongado, acompañado por el mío y…todo se ha acabado.
A la mañana siguiente, despierto fuera de la tienda, aún tengo su sabor en mi boca pero
no hay rastro de ella, no hay huellas alrededor de mi campamento, ni de ella, ni de los
lobos. Recojo mis cosas y me dirijo al pueblo para volver al coche que allí dejé.
Antes de subir, escucho una conversación.
—Anoche fue la tercera Luna Llena—dice un viejo que está sentado en la plaza.
—Sí, imagino que la Lobera saldría a que alguien calmara su celo.

** Relatos publicados con el consentimiento de su autores. Prohibida la reproducción total o parcial.

Admin
Admin

Mensajes : 50
Fecha de inscripción : 12/08/2009

http://www.eljuguetedeldeseo.es

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.