Título: Hoy voy a hacerlo - Autor: Un perro peregrino

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Título: Hoy voy a hacerlo - Autor: Un perro peregrino

Mensaje  Admin el Miér Abr 07, 2010 11:26 am

Creo que estoy preparada. Siempre he deseado hacerlo pero nunca encontré la situación idó­
nea, la persona adecuada, y me terminaban por atormentar mil miedos absurdos que me seducían 
hasta creer que era presa de una tonta fantasía. Pero ahora creo que estoy preparada. Me mira, sonríe 
y se contonea... creo que debo hacerlo, creo que no debo esperar más. Apenas puedo bailar sin abrir 
la boca para respirar, y siento perfectamente cada latido de mi corazón como una embestida. Me de­
jaré de dudas y de diatribas. Hoy voy a hacerlo. 
Hace apenas unas horas que llegué a la fiesta. La mayoría de mis amigas no iban a ir, pero 
saber que ella estaría me insufló el suficiente ánimo. ¿Y qué hacía yo buscando a una chica casi 
desconocida en una fiesta? De ella sólo sabía que no tenía pareja, que solía divertirse con el juego 
de la bisexualidad y que había confesado que yo le resultaba atractiva. Ella a mí no podía por menos 
que inquietarme. Sus labios gruesos pero perfilados me resultaban muy sensuales, y fantaseaba con 
besarlos desde la primera vez que la vi en aquella cafetería, mientras tonteaba con uno de mis ami­
gos. Me gustaba su peinado, liso y con capas, su carita aniñada y la manera de levantarse las pesta­
ñas negras. Pero sobre todo me gustaban sus pechos, redondos y voluminosos, justo como alguna 
vez fantaseé con tenerlos. ¿Y si no quiero tenerlos en mi propio pecho sino en la palma de mis ma­
nos y quizá en mi boca? Nunca he estado con ninguna mujer, eran sólo fantasías leves, 
esporádicas... siempre fantaseaba con ellas cuando estaba insatisfecha con mis relaciones con hom­
bres, o cuando buscaba desaforadamente pornografía lésbica para masturbarme en soledad. Sí, en 
esos momentos me sentía bien imaginando que yo era una de las protagonistas del vídeo, lamiendo 
el cuerpo de una mujer distinta a mí, probando sus flujos e introduciendo mis dedos en su vagina y 
en su culito, pero eran sólo fantasías. ¿Hacerlo de verdad? ¿Con quién? Sofía baila frente a mí, me 
mira, no deja de mirarme. Creo que hoy voy a hacerlo. 
Nada más llegar decidí hacerme la tonta, más por timidez que por presunción. Me serví una 
copa y esperé su llegada. Apenas conocía a las chicas, y los chicos que estaban en la fiesta esa no­
che no me parecían en absoluto interesantes. Me gustan los hombres, es mi perdición, me enamoro 
de ellos, pero estoy decepcionada de compromisos fútiles. Sólo quiero fuego fatuo, y por extraño 
que parezca, no lo quiero ahora con un hombre. Sofía se me acercó mientras me miraba el maquilla­
je en un espejo del baño, con la puerta abierta. Una semana antes, en la cafetería, nos miramos, nos 
sonreímos, pero no alcanzamos a decirnos nada. En el baño, me dijo que le gustaban mis ojos, tan 
grandes y oscuros que abrumaban – eso decía Sofía –, y yo le contesté que a mí me gustaban mucho 
sus cejas, su manera de vestir, y dije tantas tonterías que rápidamente me sonrojé. Allí estaba, como 
una tonta, temblorosa de miedo porque esa chica, de casi mi misma edad, me sonreía burlona a tra­
vés del espejo. Sofía es más alta que yo, y quizá por eso me hace sentir más femenina y protegida. 
¿Cómo debe ser estar con una mujer así? ¿Y si me arrepiento? No, llevo demasiado tiempo deseán­
dolo, sé que es sólo un juego... y ella está aquí, sugiriendo sin cesar nuestro encuentro. 
Sofía tiene veintitrés años. Dos años más que yo. Todos los hombres detienen la mirada en 
sus pechos como hipnotizados. Esa actitud siempre me han resultado muy vulgar, pero ahora puedo 
entenderles mejor. Hace apenas veinte minutos mi mirada permanecía fija en sus pechos mientras 
bailábamos juntas. Me sonrojé, subí la mirada, busqué su complicidad, y ella sonreía descubriendo 
mi deseo. A Sofía le gustaba que la mirara. Su cuerpo es estilizado y proporcionado, pero sus cade­
ras son muy generosas. Mis amigas me dijeron que nos parecíamos mucho en nuestros gustos y esté­
tica, aunque ella es más alta y tiene mucho más pecho. Cuando la vi en la cafetería me pareció muy 
atractiva,   pero  cuando  Silvia,   nuestra  única  amiga  común,   me  confesó  que  Sofía  era  bisexual   y  que 
yo le había resultado atractiva, no pude evitar masturbarme al quedarme sola. Una vez tuve noticias  
de la fiesta, acudí sin pensarlo. 
Ahora  está  aquí,   frente  a  mí,   bailando  y  acercándose  por   momentos,   mientras   los   chicos   se 
marchan al centro de la ciudad y las pocas chicas que quedan en la casa se entretienen con juegos de 
pijamas. Sofía se acerca y posa su mano en mi cadera. Me mira, continúa sonriéndome. Me dice sin  
parar   con  sus   gestos   que  acuda  a  ella,   que  no  me  lo  piense,   que  me  entregue,   que  la  habitación  de 
Silvia es lo suficientemente grande y que la puerta tiene un pestillo. No pronuncia una palabra, pero  
me lo dice sin cesar. 
Una  hora  después   de  nuestra  conversación  en  el   baño,   Sofía  hablaba  con  un  chico  en  la  es­
quina del salón mientras yo charlaba con mis amigas. No pude evitar preguntarle a Silvia, y ella me  
confesó que Sofía sólo jugaba con él, que tarde o temprano se desharía de su presencia. Bajaron las 
luces,  subieron  la  música,   las  chicas  continuaron  charlando  y  riendo,   sin  parar  de  moverse  por  toda  
la  casa  como  pequeñas   y  alegres   ratitas   que  escapan  del   ruido,   Sofía  se  deshace  del   chico  y  viene  
hacia mí. Comienza a bailar y se acerca aún más. Pongo en orden mis pensamientos y me confieso: 
siempre  has  querido  hacerlo,   pero  nunca  has  estado  segura.   ¿Y  ahora?  Sofía  es  preciosa.   Te  gustan  
los pechos de Sofía. Podrás hacer cualquier cosa con ella. Ella te mira, te sonríe, se acerca, mueve la 
cadera, mueve la cadera justo como tú la mueves cuando comienzas a dilatarte y a mojar las bragui ­
tas, sabes reconocerlo. 
Sofía me acaricia la mano. El tacto es terso, dulce, y no me incomoda. Tiemblo mucho, y me  
siento como una tonta por temblar tanto. Por primera vez desde la conversación del baño, me habla.  
Se  acerca  a  mi  oído  y  me  susurra  un  “ven”.   Su  voz  ha  llegado  a  mi  oído,  susurrante  y  sensual,   y  el  
aire de su aliento me ha cosquilleado el lóbulo de la oreja y el cuello. Sumisa, la obedezco. 
Subo las escaleras de la casa y sonrío. Unos centímetros por encima de mí, dos peldaños ha­
cia arriba, está el trasero de Sofía. Nunca he estado con una mujer. La deseo, la deseo mucho, quiero 
probarla. Entramos en la habitación de Silvia y Sofía cierra con maestría el pestillo. Nadie sabe que 
estamos   allí.   Me  mira,   sonríe,   no  deja  de  reír,   parece  que  de  un  momento  a  otro  vaya  a  estallar   en  
carcajadas   al   ver   mi   cara  de  vergüenza,   cuyo  gesto  se  contrae  en  una  mezcla  de  terror   y  excitación 
animal   a  partes   iguales.   Susurró  un  “no  sé”.   Me  sonríe  y  contesta  un  “tonta”.   Me  abraza.   Posa  sus  
manos en mi cadera, me respira a conciencia en el cuello, muy fuerte. Su pelo me hace cosquillas en 
la mejilla. Hoy voy a hacerlo, tengo que hacerlo, tengo que vivirlo. Gira el rostro y me confiesa que  
le   gusto,   para   después,   un  instante  después,   besarme  la   mejilla   como  una   madre  haría   con  su  hija. 
Dulce, sin presión. Pero yo quiero hacerlo. No puedo esperar más. 
Tímida, torpe, temblorosa, espero a que Sofía vuelva el rostro y le muerdo el labio. Ella son ­
ríe   y   me   devuelve   el   atrevimiento   con   la   lengua.   Sí,   estoy   haciéndolo,   al   fin   estoy   haciéndolo.   Su 
lengua y sus labios saben como los de un chico, pero sus besos son distintos, dinámicos. A veces me  
besa  con  sensualidad  femenina,   y  a  veces  es  tan  masculina  que  me  asusta.   Yo  me  muestro  aún  más  
agresiva   que   ella,   tanto,   que   ahora   parece   ella   la   asustada.   Me   mira   con   los   ojos   vidriosos,   sigue  
sonriendo  y  se  extraña.   ¿Tanto  deseo  tienes,  que  pareces  hambrienta?  –  me  parece  querer  decir  con 
su  mirada.   Recorro  su  cuello  y  me  gusta.   Aparto  su  pelo,   lo  huelo  y  me  gusta.   Hoy  voy  a  hacerlo.  
Diablos,   estoy  ya  haciéndolo.   Sofía  me  acaricia  las  braguitas  con  dificultad  por  culpa  del  pantalón.  
Nunca he estado desnuda con una chica salvo con mis amigas más íntimas, y nunca sentí deseos con  
ellas,   pero  por   extraño  que  parezca  no  deseo  ahora  mi   desnudez  ni   la  suya  completa,   en  mi   mente 
sólo están sus pechos. No puedo evitar rogarle. 
– ¿Me los das, por favor? – sonrío como una tonta y bajo la mirada, tímida, pero sin dejar de 
observar el voluminoso escote, que parece esconder una pendiente infinita.
– Sé que los quieres, tonta. 
Sofía  no  tarda  más  de  unos  segundos  en  quitarse  la  camiseta.   Sus  pechos  son  enormes  pero 
están   bien   proporcionados.   Ya   no   sonríe,   ahora   me   mira   con   lascivia   y   crueldad.   Sus   labios   están 
contraídos   y  parece  estar   enfadada.   Quiere  vengarse   de  mí.   ¿Tanto  los   quieres?  –  me   pregunta.   Se  
quita  el   sujetador   y  yo  jadeo.   No  puedo  evitar   sorprenderme.   No  puedo  evitar   gemir   de  excitación,  
cuando aún ni siquiera la he tocado. No puedo evitar asir sus pechos enormes con mis manos peque ­
ñas y comenzar a lamer su pezón oscuro en círculos, para finalmente introducir el pecho en mi boca  
y succionarlo mientras escucho su voz, diciéndome que lo hago muy bien, que son para mí, que son 
para que yo los degluta tanto como quiera. 
Me tumba en la cama de Silvia y me quita las braguitas. Comienza a lamer los muslos inter ­
nos,   justo  como  ningún  chico  lo  había  hecho  nunca  antes.   Es  delicada  y  no  tiene  prisa.   Sube  hacia 
las   ingles   y  las   rodea.   Posa  los   dedos   con  delicadeza  sobre  la  vulva  y  termina  en  los   labios.   Estoy 
muy mojada, y ella apenas ha comenzado. Sí, al fin lo he hecho. Estoy aquí, en la cama de mi amiga 
Silvia, mientras Sofía me lame el clítoris, la chupa y lo succiona. Lo estoy haciendo, sí, me lo están 
haciendo.   Gimo,   jadeo,   y  quiero  poder   hacerlo  con  más   fuerza.   Para  mi  sorpresa  Sofía  baja  sin  pu­
dor y posa la puntita de la lengua sobre mi ano. La deja allí un buen rato, mientras me mira fijamen ­
te y espera a que yo le devuelva la mirada. Sube hacia mi estómago, recorre mis pechos, circula por 
el cuello y llega a mi oído. Me pregunta si me gusta, si yo quiero  hacer lo mismo, y le contesto sólo 
tonterías inteligibles, mientras mi mente sólo acier ta a pronunciar que ahora sólo la deseo a ella, con  
premura y con lascivia. Sí, hoy estoy haciéndolo. 
Lamo el clítoris y los labios de Sofía y me sorprendo. El tacto es muy similar al de un glan­
de,  pero  más  rugoso y  blando.  Me gusta,  definitivamente,  me  gusta.  El sabor  es  similar  al  esperma, 
pero menos denso y oculto. Al principio la lamo con timidez, pero ahora puedo pasar toda la exten­
sión de mi lengua por el principio de su vagina sin pudor y con satisfacción, mientras veo cómo ella 
ríe  y  dobla  el   espinazo  de  una  sacudida.   Introduzco  el   dedo  corazón  en  su  vagina  y  me  sorprendo  
muchísimo.   Al   masturbarme,   era   perfectamente   capaz   de   saber   qué   me   gustaba,   pero   ahora   tengo 
miedo.   Su  vagina  es  muy  estrecha  y  delicada,   está  tan  húmeda  como  prieta.   No  sé  si  le  hago  daño,  
pero  ella  me  mira  e  insiste  en  que  lo  hago  muy  bien.   Ahora  comprendo  muchas  cosas.   Ahora  com­
prendo  la  excitación  de  la  penetración.   Me  tumbo  sobre  ella,   siento  mis  pechos   pequeños   sobre  los 
suyos tan grandes y me dejo llevar. La beso, lamo su lengua y la sorbo; y ella hace lo mismo mien­
tras   me  acaricia  el   pelo.   Han  pasado  apenas   diez  minutos  en  la  habitación  de  nuestra  amiga  Silvia,  
pero nadie parece querer buscarnos. A nadie le interesa dónde estamos. 
Mis   amigas   alguna   vez  me   preguntaron:   –  Laura,   ¿crees   que   serías   capaz   de  estar   con   una 
chica?  Yo  sonreía  y  giraba  la  cabeza.   Eran  sólo  fantasías.   Un  simple  juego.   Y  ahora  estoy  aquí,   ha ­
ciéndolo. No sé quién soy ahora, ni quién me gusta, ni cuáles son mis tendencias. No lo sé ni me im­
porta.   No  sé  dónde  está  Silvia,   o  si   sabe  que  estamos   aquí.   No  me   importa   en  absoluto.   Ahora  no  
soy  capaz  de  pensar.   Ahora  no  soy  nadie.   Ahora  sólo  me  tumbo  en  esta  cama  y  me  doblo  en  posi­
ción  de  lordosis,   como  un  animal,   dejando  que  mi   vagina  y  mi   ano  se  dilaten  naturalmente.   Ahora 
sólo sé que mi lengua está atrapada en la vagina de Sofía, y que no quiero dejar de hacer esto. Quie­
ro seguir  lamiendo,  no quiero dejar de  hacerlo.   Quiero  seguir,  estoy haciéndolo y quiero  seguir.  Es­
toy  aquí,   devorando  un  clítoris,   unos  labios,   una  vulva  y  un  ano,   recreándome  en  el   sabor   ácido  de 
sus   f lujos,   mientras   ella   se  estira   los   pechos   y  gime   y  me  ruega  que  no  deje  de  hacerlo.   Estoy  ha­
ciéndolo,   sí,   y   sólo  quiero  seguir   haciéndolo.   No   quiero   apartar   la   lengua   de   aquí.   Quiero   meterla 
dentro, más y más profundo, más y más fuerte.
Quiero comerme a Sofía.  

** Relatos publicados con el consentimiento de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial.

Admin
Admin

Mensajes : 50
Fecha de inscripción : 12/08/2009

http://www.eljuguetedeldeseo.es

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.