Título: Desamor - Autor: Wlader

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Título: Desamor - Autor: Wlader

Mensaje  Admin el Miér Abr 07, 2010 11:54 am

Se apartó de encima y se tumbó a mi lado, pegándose a mi cuerpo como si
quisiera que nos fusionáramos el uno contra el otro. Sentí su piel sudada y su corazón
agitado por el orgasmo reciente, y el olor a sexo parecía impregnar toda la habitación.
Su rostro sonriente y satisfecho destellaba una pizca de perversión, disfrutando de la
esfera de cómplice intimidad que habíamos creado entre los dos durante la prolongada
sesión de caricias, jadeos y ejercicios de contorsión –perdón por la inmodestia-. Me
miró fijamente a los ojos con un brillo muy especial en las pupilas y supe lo que debía
decir.

-Te quiero.

Sonrió con toda la franqueza de sus pequeños y jugosos labios, brillantes por la
mezcla de nuestros fluidos, y me besó, como si mis palabras le hubiesen provocado un
placer mayor que el del orgasmo. Se recostó, escondiendo su rostro contra mi cuello y
dejó su brazo indolente sobre mi pecho, aún agitado por la acelerada respiración.

-Me has agotado –ronroneó-.

-¿Y me lo dices a mí?

Se rió y me abrazó. Después, poco a poco nuestros cuerpos se relajaron, nuestra
respiración se calmó y una ligera somnolencia nos envolvió. Sus dedos jugueteaban con
mi pezón y mi mano recorría la suave hendidura de su espalda, desde el cuello hasta el
inicio de los glúteos.

-Mmm… ¿Qué hora es?

-Me giré hasta donde su abrazo me permitió y alcancé el reloj que descansaba
sobre la mesita.

-Las ocho y media… pasadas.

-¡Oh, vaya! Voy a llegar tarde –se irguió sobre mí y pegó sus labios a los míos
haciendo pucheros-. ¡Qué rabia me da tener que irme! Estamos tan a gusto.

-Bueno… Así recuperaré mi cama.

Ella puso cara de falsa ofendida y simuló pegarme.

-¡Pero…! ¡Serás idiota…!

Jugamos a pelearnos, y la cargada atmósfera sexual logró excitarme de nuevo.

2
-Mira lo que has conseguido.

-Mmm… cariño –dijo insinuante-. Qué rápido te recuperas. Ahora sí que me va
a dar pena marcharme.

-Anda, lárgate, antes de que decida atarte a la cama.

-¿Es una oferta?

Le lancé la almohada a la cara y ella me la devolvió riéndose. Se levantó de un
salto y comenzó a recoger su ropa de entre el maremágnum de prendas y sábanas que
era la pequeña habitación.

-Un día de estos deberías ordenar.

-Qué dices. Entonces cómo encontraría nada.

Comenzó a vestirse sabiendo que yo observaba sus estudiados movimientos. El
sujetador apretó de nuevo sus pechos, formando ese apetitoso canalillo que desde el
primer momento me había atraído. Se abotonó la ligera blusa y se colocó los pendientes.

-¿Quedamos esta tarde como siempre?

-Claro –le respondí-. Me toca currar pero saldré pronto. Si no ya te llamo.

Se subió la falda, ocultándome el delicado triángulo de su pubis.

-¡Vaya! –Exclamó con los pantys en la mano- No encuentro las bragas.

-¿En serio? ¿Seguro que traías?

-Ja, ja, eres muy gracioso.

-De acuerdo, te ayudo a buscarlas.

Miramos en cada rincón entre risas, hasta que las localicé bajo la cama. Las cogí
y se las ofrecí como si fueran un trofeo. Ella las observó y luego me miro. Algo había
cambiado en sus ojos.

-Esas no son las mías.

** Relatos publicados con el consentimiento de sus autores. Prohibida la reproducción total o parcial.

Admin
Admin

Mensajes : 50
Fecha de inscripción : 12/08/2009

http://www.eljuguetedeldeseo.es

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.